Crítica: VIVITOS Y COLEANDO 2

Nueva temporada del espectáculo creado por Hugo Midón.

Un clásico renovado

Llegó finalmente al Teatro Picadero la nueva puesta de Vivitos y Coleando 2, de Hugo Midón. Esta vez dirigida por Manuel González Gil, con parte del elenco de siempre, los grandes Rocat (Roberto Catarineu) y Camar (Carlos March), con la brillante incorporación de la payasa Laoli (Laura Oliva) y el genial grupo de payasos que los acompañan, poniendo su todo en escena para que grandes y chicos disfruten de uno de los mejores espectáculos infantiles argentinos de todos los tiempos.

Un viaje en el tiempo para los grandes y un descubrimiento para los más chicos, de canciones (del músico y compositor Carlos Gianni) divertidas pero profundas, que no pierden la vigencia ni la capacidad de emocionar, entretener y hacer pensar.

Eldúo legendario de Rocat y Camar sigue sorprendiendo con su talento, su química y su simpleza, y Laoli se complementa muy bien con ellos.

Las coreografías de Doris Petroni son interpretadas con excelencia por los payasos del ensamble y terminan de hacer que esta puesta de Vivitos y Coleando 2 le haga honor a su creador,  y siga siendo un espectáculo de alta calidad para no perderse.

Fans del Teatro

No se admiten más comentarios