Crítica: SIN FILTRO

Nueva comedia en el Paseo La Plaza

La amistad y sus apariencias

Una pareja consolidada y aparentemente sin secretos, se encuentra en una cena no deseada con un amigo de toda la vida (recientemente separado de su mujer) y su nueva conquista: una joven actriz. Lo que parece ser un encuentro cordial, terminará revelando secretos y verdades sobre la amistad que vivieron tantos años.

Tal como lo dice su título, Sin Filtro cuestiona si lo que decimos y lo que pensamos es lo mismo o creamos “mentiras piadosas” para aparentar nuestro parecer. Y eso es exactamente lo que sucede en escena. Con un guión dinámico y líneas realmente sorprendentes, la dirección de Marcos Carnevale es el toque final para pasar un buen momento teatral.

Carola Reyna y Gabriel “el puma” Goity componen una pareja exquisita, con textos y gestos desopilantes. El desempeño de ambos por el escenario es orgánico y el público diferencia perfecto qué dice y piensa cada uno (no vamos a contar cómo, pero la magia del teatro hace posible descifrarlo).

Por otro lado, Carlos Santamaría y Muni Seligmann son la pareja reciente que llegan invitados a pasar un buen momento. Para ella las cosas no serán fáciles, debe conquistar a los amigos de la ex-mujer de su actual novio. Con acciones que funcionan perfecto como disparador para que la historia avance, Sin Filtro tiene mayor ritmo aún a partir del ingreso de estos dos personajes a la escena.

La amistad se pone en jaque en una noche que parecía divertida pero que puede terminar de una manera inesperada.

Fans del Teatro

Un comentario:

  1. Es un bajón esta obra de teatro, claramente dirigida por un hombre expresa literalmente que las mujeres de 50 están solo para cuidar a los maridos en el hospital. Muy a contratiempo de las épocas que vivimos, una decepción que la gente la vaya a ver, si queres ahorrarte un mal momento no vayas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *