Crítica: CITLALI

Segunda temporada en el Galpón de Guevara.

Los dioses y las almas

En su segunda temporada en el Galpón de Guevara, Citlalí es una leyenda feminista que con inteligencia y buen uso de recursos, cuenta la historia de una guerrera que busca la verdad. Con dirección y libro de Mariano Cejas, es una propuesta distinta del circuito independiente.

Protagonizada por Anita Petrich en el rol de Citalí, su trabajo vocal y actoral es muy bueno. Transitando momentos cómicos y de angustia, interpreta de manera conmovedora a la mujer que lucha a pesar de su condición de mujer. Acompañada de manera excelente por Daniela Rubiatti (en el rol de su hermana Mailén), las dos serán las encargadas de unir los dos reinos.

Beto Cuello realiza una brillante interpretación de Antilef, actual cacique que guarda secretos del pasado. Él será quien haga convivir a ambos pueblos a pesar de las diferencias ideológicas. A su lado, Kalen y Tahiel (Mauro Nuñez Duarte y Manuel Cisneros respectivamente) tienen la tarea de acompañar a las hermanas en su travesía a la montaña. Con buenos momentos escénicos, se lucen en sus roles.

Quien rompe con la tensión y el drama de la historia de Citlalí, es el personaje de María Loli Eyzen (Nakawe). Ella será quien aporte la cuota de comedia en esta leyenda, y la encargada de sacar verdades a la luz. Con una excelente interpretación, sus apariciones son muy aplaudidas por el público.

El ensamble es extraordinario, con grandes talentos y coreografías sorprendentes a cargo de Leandro Bustos. Compuesto por Santiago Banegas, Jazmín Beltramino, Franco Bertoglio, Agostina Bini, Nahuel Delgado, Cristian Gabriel Diaz, Rodrigo Gatica, Magalí Miramón, Lucas Papalardo, Julieta Perfetti, Florencia Rossi, la incorporación de acrobacia combinada con la danza, es muy acertada.

En cuanto a la escenografía, está resuelta de manera inteligente por Kevin Bukovac y Augusto Tempesta. Con la iluminación como principal aliado, funcionan como un engranaje durante los 90 minutos. El vestuario de Ailen Miramontes también está muy bien.

Citlalíel musical es una propuesta distinta, con despliegue visual interesante para ver por última vez, este sábado a las 23hs en el Galpón de Guevera.

Fans del Teatro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *